La familia Germano quiere informar que los restos de Eduardo Raúl Germano, detenido desaparecido en  Rosario el 17 de diciembre de 1976 , fueron identificados por el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF).

Los restos de Eduardo fueron localizados en una de las 123  tumbas exhumadas por el EAAF en 2011 en el cementerio de La Piedad de Rosario, donde se hacían enterramientos de asesinados en  falsos enfrentamientos fraguados por los agentes de la dictadura.

Después de 38 años de lucha por la verdad esta se hace presente de forma incontestable.

Hemos pasado por muchas situaciones a lo largo de estos años, pero siempre tuvimos claro que no queríamos venganza, que buscábamos verdad y justicia, y el camino era la memoria y la lucha.

Nuestro padre Felipe falleció en 2002. Nuestro hermano Guillermo en 2009 y nuestra madre, Carmen en 2012. Los tres lucharon hasta el final de sus días por saber la verdad y exigir justicia por Eduardo y por todos los desaparecidos. No podrán ver el acto de entrega, pero sus restos descansarán por fin juntos. Por fin nuestro hermano vuelve a casa.

Queremos agradecer a todos los organismos de DDHH, instituciones, a los amigos y familiares nuestros y de otras víctimas, y a la sociedad que nos acompañó a lo largo de estas décadas.

Queremos dar las gracias a todos aquellos que estuvieron desde el principio, a los que se sumaron después y también, a aquellas personas que se sumen de aquí en adelante en esta lucha que continúa.

Queremos agradecer a AFADER, a HIJOS Regional Paraná, al Registro Único de la Verdad y la Subsecretaría de DDHH de Entre Ríos,  a la abogada Nadia Shujman y el equipo jurídico de HIJOS Rosario, al equipo del EAAF dirigido por Miguel Nieva,  a jueces  y fiscales, a la sociedad argentina que respalda las políticas de Estado en materia de Derechos Humanos, que han reforzado y consolidado la lucha de los familiares y los organismos de DDHH de tantos años.

Queremos también instar a los familiares que aún no se han hecho las muestras de ADN a que lo hagan,  porque es posible saber la verdad gracias al trabajo de mucha gente capaz y comprometida que lleva adelante la búsqueda e identificación de nuestros desaparecidos.

Finalmente queremos informar que solicitaremos al juzgado que lleva la causa la entrega de los restos de nuestro hermano para el día 17 de diciembre, cuando se cumplirán 38 años desde que fuera arrebatado de nuestras vidas. Ese mismo día serán trasladados a Paraná donde serán enterrados el 18 de diciembre,  junto a Felipe, Carmen y Guillermo, 38 años después de que el Terrorismo de Estado frustrara el  encuentro con sus padres que habian acordado para ese dia de 1976 en Rosario.

Eduardo
 
Eduardo Raúl Germano nació el 20 de febrero de 1958 en Villaguay (Entre Ríos).

Con dieciséis años fue elegido presidente del Centro de Estudiantes del Colegio La Salle de Paraná (Entre Ríos) y comenzó a militar en Montoneros.

En julio de 1976 fue detenido/desaparecido durante nueve días en el centro clandestino de detención del Escuadrón de Comunicaciones del Ejército en la Ciudad de Paraná. Una vez en libertad se traslada a la ciudad de Rosario, donde vive clandestinamente.

Eduardo, el Mencho,  de 18 años de edad, fue detenido y desaparecido en Rosario, el día 17 de diciembre de 1976, un día antes de un encuentro previsto con nuestros padres.

Esa noche  Carmen soñó que a su hijo lo empujaban por unas escaleras. Años después sabríamos que fue torturado en el centro clandestino de detención, tortura y extermino que funcionaba en los sótanos de la Jefatura de Policía de Rosario conocido como El Pozo, en instalaciones del Servicio de Informaciones de la Unidad Regional II.

En los primeros días de 1977 recibimos una carta anónima, enviada posiblemente por un compañero de militancia, que  decía: “lamentamos comunicarle que su hijo Eduardo Daniel (sic) Germano fue detenido el día 17 y posiblemente asesinado el día 26”.

Sobre esta base nuestro hermano Guillermo viajó a Rosario en 1982, con 18 años e investigando en las hemerotecas dio con un comunicado publicado en el diario La Capital, el 28/12/76,  que daba cuenta de un “atentado frustrado”: “Personal dependiente de la Jefatura 211 –decía el ejercito a través de La Capital– que realizaba un patrullaje en la zona de Fisherton, observó a una pareja que portaba un bulto de regulares dimensiones y en actitud sospechosa se mantenían próximo a la estación transformadora de energía eléctrica instalada en la intersección de y Boulevard Argentino y Columbres”... “intentaron fugarse cubriéndose con disparos de fuego siendo abatidos y produciéndose la detonación de una carga explosiva que transportaban”.
Se trataba de una “opereta” como los represores le llamaban y que consistía en fraguar un enfrentamiento para blanquear y asesinar a los que no podían recuperar de la tortura. Eduardo fue asesinado junto con María Cristina Cayetana Pagnanelli. Sus cuerpos fueron volados con explosivos junto a la estación transformadora de energía en el barrio de Fisherton. El operativo estuvo dirigido por el propio Agustín Feced, jefe del Servicio de Informaciones de la Unidad Regional II.

A través de un estudio realizado por un equipo del Museo de la Memoria de Rosario dirgido por Marcela Valdata , que incluía el entrecruzamiento de datos del Archivo General de la Provincia de Santa Fe sobre el hallazgo de cadáveres , se pudo determinar  que muy probablemente, el cuerpo de Eduardo fuera llevado por personal policial de un destacamento cercano a  Fisherton al Cementerio de La Piedad el día 5 de enero de 1977 y enterrado en una tumba como NN.

La solicitud de exhumación de esa tumba fue incorporada a la causa sobre las exhumaciones por nuestra abogada para que se incluyera en las excavaciones realizadas a finales de 2011 por el EAAF.

La causa sobre los enterramientos de personas asesinadas por la dictadura en el Cementerio de La Piedad se inició en 1984 y estuvo paralizada por las leyes de impunidad (Obediencia Debida y Punto Final) hasta su derogación durante la presidencia de Néstor Kirchner.

Carmen y Guillermo se presentaron como querellantes en la causa Feced en 2004.

Gustavo Germano y Familia

Diego Germano y Familia

Lee el Articulo Completo

“Ya no hay excusas para cancelarle la matrícula a Ámelong”

La Sala III de la Cámara Federal de Casación Penal, rechazó un recurso presentado por los cinco condenados a prisión perpetua de la causa Guerrieri I, el primero de los juicios a represores de la dictadura realizado en Rosario."Celebramos las primeras cinco condenas firmes de la ciudad de Rosario en crímenes de Lesa Humanidad", plantearon desde la agrupación HIJOS.
“Técnicamente el fallo quedó firme”, indicó el abogado de HIJOS Rosario, Álvaro Baella, quien explicó que ahora “el debate sobre la matrícula de Ámelong devino abstracto”. 
"Queremos destacar la discusión que vino dando el Colegio de Abogados de Rosario en relación a este tema. Mientras esta institución continúa dando el debate, ahora ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN), se da a conocer este fallo que resulta inapelable para quienes se opusieron a la cancelación de la matrícula de Ámelong", añadió Baella.

Más información »

Lee el Articulo Completo

Este 24

24 de marzo en Rosario: Conferencia de prensa del espacio Juicio y Castigo


Madres de la plaza 25 de Mayo, Familiares de desaparecidos, APDH, HIJOS, Colectivo de ex presos políticos, entre otras organizaciones sociales y gremiales que integran el espacio Juicio y Castigo Rosario, convocan este viernes a una conferencia de prensa en los tribunales federales (Oroño 940), para brindar detalles del acto y movilización por el 38 aniversario del golpe cívico-militar perpetrado el 24 de marzo de 1976.
Más información »

Lee el Articulo Completo

Todos al Monumento

Este viernes arranca el juicio Feced II

El represor Chuly Rodríguez no tiene nada que ver con San Martín

Víctor "Chuly" Rodríguez: Un represor libre camino a Chile

Ante la confirmación de que el represor de la dictadura Víctor Hugo “Chuly” Rodríguez viajó a Mendoza para encabezar el "Cruce de los Andes", tal cual lo había solicitado al juez Villafuerte Ruzo, la agrupación HIJOS volvió a repudiar la decisión del magistrado de autorizar la salida del imputado de graves delitos de lesa humanidad. “Además de existir un real peligro de fuga, lo de Villafuerte Ruzo es una ofensa a los familiares de las víctimas de Chuly Rodríguez”, plantearon desde la organización.
Más información »

Lee el Articulo Completo

¡Villafuerte Ruzo, no facilite la fuga de Chuly Rodríguez!


La Mesa de la Memoria por la Justicia de San Nicolás y la agrupación H.I.J.O.S. Rosario, repudiamos la autorización otorgada por el juez federal Dr. Carlos Villafuerte Ruzo, para que el represor de la dictadura, Víctor Hugo Rodríguez vacacione en la ciudad de Uspallata, Mendoza.
Más información »

Lee el Articulo Completo

Juicio Guerrieri II: Los doce represores fueron condenados



El Tribunal Oral Federal 1 (TOF) de Rosario condenó a prisión perpetua al represor Marino Héctor González e impuso penas que van entre 5 años y 25 años a todos los imputados en el juicio oral por delitos de lesa humanidad, cometidos durante la última dictadura cívico militar en la denominada causa Guerrieri II.

En una jornada marcada por el calor, y la incertidumbre con respecto al veredicto que leería el Tribunal, los sobrevivientes de la dictadura, testigos, querellantes, familiares de desaparecidos, y organismos de derechos humanos, acompañados por organizaciones sociales de diferentes extracciones políticas, fueron copando la vereda del palacete ubicado en Oroño 940, donde se encuentran los juzgados federales de la ciudad, tratando de esquivar los rayos de un sol radiante bajo la sombra de los plátanos típicos del coqueto bulevar.

Desde el espacio Juicio y Castigo, se había convocado desde las 10 de la mañana a “hacer el aguante”, con muy poca anticipación si se compara este final de juicio con los otros cuatro en los que fueron condenados represores de la última dictadura.
La agrupación HIJOS Rosario hizo escuchar su bronca este jueves a última hora, cuando extraoficialmente se enteraron que el tribunal, contra lo que había dado a entender un rato antes –habían señalado que la sentencia sería el 23 o 27 de diciembre– tenía previsto leer el veredicto este viernes a las 14, luego de las palabras finales de los doce acusados.
“No podemos dejar de manifestar nuestro enojo por la falta de anticipación con la que nos enteramos de la fecha de lectura del veredicto”, señaló la agrupación HIJOS Rosario desde su perfil de Facebook, hecho sobre el que remarcaron que incluyó “reiterados pedidos al tribunal de que nos lo comunique”.
En la puerta del tribunal, Natacha Rivas, una de las integrantes de la agrupación, se quejó de “la falta de respeto de los jueces” que “no dieron tiempo de que podamos avisar a nuestros compañeros querellantes que viven fuera de Rosario, para que puedan venir a escuchar la sentencia contra los asesinos de sus viejos”, remarcó Rivas.
Tras las “últimas palabras” de tres de los imputados, cuando promediaban las 14, el tribunal, integrado por los jueces Roberto Lopez Arango, Lilia Carnero y Noemí Berros, lleyó la sentencia en la que se condenó a prisión perpetua al militar retirado Marino González, en tanto impuso 25 años de prisión para los Personales Civiles de Inteligencia (PCI) Ariel Zenón Porra y Juan Andrés Cabrera.
Las condenas se completaron con la imposición de 20 años de prisión para Carlos Sfulcini; 18 años para Alberto Enrique Pelliza; 16 años para Ariel López; 10 años para Pascual Guerrieri, Jorge Alberto Fariña y Juan Daniel Amelong; 8 años para Joaquín Gurrera y 5 años para Walter Pagano y Eduardo Constanzo.
Afuera de la pequeña sala de audiencias, cientos de personas siguieron la lectura del veredicto a través de pantallas y un equipo de sonido con concentración extrema. Hubo unos primeros aplausos cuando la condenas fueron a perpetua, 25 y 20 años, pero también se sintió la reprobación cuando se leyeron las penas menores.
Tras la lectura estallaron adentro y afuera de la audiencia los cánticos de los presentes y el presidente del tribunal hizo desalojar la sala.
Sobre la vereda, un improvisado locutor de la agrupación HIJOS, hizo un primer balance de sentencia. “Todos fueron encontrados culpables, las verdades que contaron los testigos, los testimonios de los sobrevivientes fueron convalidados, los hechos fueron probados, pero es cierto que con nuestros abogados querellantes y la fiscalía habíamos pedido penas mucho más importante y ahí debemos marcar la diferencia con los resuelto por el tribunal, que hizo una valoración de la pena que no estuvo a la altura de nuestro pedido”, se escuchó por los altoparlantes.
Consultado por Redacción Rosario, el abogado de HIJOS Rosario y la Secretaría de Derechos Humanos, Santiago Bereciartúa, remarcó la “importancia de que se haya encontrado culpable a los doce acusados”, aunque reconoció que “se habían solicitado otras penas mucho más duras”. “Podremos discutir hacia adelante este monto de las penas resueltas por el tribunal”, adelantó el letrado, que aclaró que primero “habrá que leer los fundamentos de la sentencia”, que se difundirán el 24 de febrero próximo.
En el proceso se investigaron los delitos de privación ilegal de la libertad, amenazas, tormentos, homicidio y asociación ilícita. Durante el juicio oral y público, que comenzó en agosto, se ventilaron los casos de una treintena de víctimas del terrorismo de Estado que pasaron por el circuito represivo del Batallón de Inteligencia 121 de Rosario, que tuvo a su cargo cinco centros clandestinos de detenciones durante la represión ilegal.
En la causa se ventilaron los casos de 27 víctimas del terrorismo de Estado, entre ellos 17 homicidios, y se investigaron cinco centros clandestinos de detenciones que funcionaron bajo la órbita del Batallón 121 de Inteligencia.
En sus respectivos alegatos, tanto la fiscalía como lo abogados querellantes habían solicitado penas de prisión perpetua para siete represores y 20 años de prisión por el delito de asociación ilícita contra otros cinco acusados, los que ya fueron condenados en el juicio Guerrieri I.
La Fiscalía había reclamado la pena de prisión perpetua e inhabilitación absoluta y perpetua para Héctor Marino González, Juan Andrés Cabrera, Alberto Pelliza, Ariel Porra, Ariel López y Joaquín Gurrera, por los delitos de privaciones ilegales de la libertad y tormentos a 23 víctimas, como así también por homicidios calificados de 16 personas que continúan desaparecidas. Lo mismo reclamó la fiscalía para Carlos Sfulcini, por el homicidio calificado del militante comunista Fernando Tito Messiez, desaparecido desde el 22 de agosto de 1977.
Por otro lado se habían solicitado 20 años de prisión por asociación ilícita agravada para Oscar Guerrieri, Jorge Fariña, Juan Daniel Amelong, Walter Pagano y Eduardo Costanzo, todos condenados a prisión perpetua en el primero de los juicios a represores realizado en Rosario, y con sentencia ratificada por la Cámara de Casación.

Fuente: Redacción Rosario.

Lee el Articulo Completo


Tras cinco meses de juicio, este viernes se espera que sea leída la sentencia de la causa Guerrieri II, en la que se juzga a doce represores de la dictadura que actuaron bajo la órbita del Batallón 121 de Inteligencia del Ejército. Fiscalía y querellas pidieron prisión perpetua para siete acusados y penas de 20 años de reclusión para los otros cinco.

Durante el juicio oral y público de la denominada causa Guerrieri II, llevado adelante por el Tribunal Oral Federal 1 (TOF1) de Rosario, se ventilaron los delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura en cinco centros clandestinos de detención conocidos como La Calamita, Quinta de Funes, Escuelas Magnasco, La Intermedia y Fábrica Militar. Según informaron desde el Centro de Información Judicial (CIJ) de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, a partir de las 10, está previsto que los acusados hagan uso de la posibilidad de pronunciar sus “últimas palabras” antes de la lectura de la sentencia, por lo que el veredicto se espera que sea leído cerca del mediodía. 

"No podemos dejar de manifestar nuestro enojo por la falta de anticipación con la que nos enteramos de la fecha de lectura del veredicto”, señaló la agrupación HIJOS Rosario desde su perfil de Facebook, hecho sobre el que remarcaron que incluyó “reiterados pedidos al tribunal de que nos lo comunique”. De igual modo desde la organización llamaron a “llenar de gente el bulevar, para hacer el aguante desde las 10 de la mañana a los sobrevivientes, y para mostrarle a los jueces que el pueblo de Rosario reclama justicia para los asesinos de los compañeros desaparecidos".

El de la causa Guerrieri II es el quinto juicio oral por delitos de lesa humanidad que se realiza en Rosario. Cinco de los doce imputados en el expediente ya fueron condenados a prisión perpetua en la primera parte del juicio, en 2009. En el juicio oral están imputados el teniente coronel retirado Pascual Guerrieri, el mayor retirado Jorge Fariña, el teniente retirado Daniel Amelong y los ex Personal Civil de Inteligencia (PCI) Walter Pagano y Eduardo Costanzo, todos condenados a prisión perpetua en el primero de los juicios a represores que se realizó en la ciudad.

A este debate oral que se inició en agosto pasado se sumaron el capitán retirado Marino González; el capitán Joaquín Gurrera; y los ex PCI Ariel Porra; Alberto Pelliza; Ariel López; Juan Andrés Cabrera y Carlos Sfulcini, todos integrantes del Batallón 121 de Inteligencia de Rosario durante la última dictadura. En la causa se ventilaron los casos de 27 víctimas del terrorismo de Estado, entre ellos 14 homicidios, y se investigaron cinco centros clandestinos de detenciones que funcionaron bajo la órbita del Batallón 121 de Inteligencia.

Pedidos de penas 

En sus respectivos alegatos, tanto la fiscalía como lo abogados querellantes solicitaron penas de prisión perpetua para siete represores y 20 años de prisión por el delito de asociación ilícita contra otros cinco acusados, los que ya fueron condenados en el juicio Guerrieri I. La Fiscalía pidió la pena de prisión perpetua e inhabilitación absoluta y perpetua para Héctor Marino González, Juan Andrés Cabrera, Alberto Pelliza, Ariel Porra, Ariel López y Joaquín Gurrera, por los delitos de privaciones ilegales de la libertad y tormentos a 23 víctimas, como así también por homicidios calificados de 16 personas que continúan desaparecidas. Lo mismo reclamó la fiscalía para Carlos Sfulcini, por el homicidio calificado del militante comunista Fernando Tito Messiez, desaparecido desde el 22 de agosto de 1977.

Por otro lado se pidieron 20 años de prisión por asociación ilícita agravada para Oscar Guerrieri, Jorge Fariña, Juan Daniel Amelong, Walter Pagano y Eduardo Costanzo, todos condenados a prisión perpetua, y con sentencia ratificada por la Cámara de Casación.

Lee el Articulo Completo

Un album para Sonia


"Los gobiernos sólo realizan lo que los pueblos piden con autoridad y firmeza" Scalabrini Ortiz